Climatizaciones Etxea, diseño, montaje,... de instalaciones y sistemas de calefacción, a.c.s., aire acondicionado
Ascensores Rekalde
By 2 noviembre, 2012 Leer más →

“Dificilmente se pueden justificar bajas del orden del 40% e incluso superiores en las licitaciones públicas”

Aunque la crisis esté afectando más a la edificación, también la obra pública ha sufrido un importante descenso. ¿Han notado un descenso en el número de colegiados?

La verdad es que sí hemos notado un descenso en el número de colegiados, pero ello no se debe tanto a la crisis como al hecho de las noticias que existen sobre la nueva ley de los Servicios Profesionales. De acuerdo con esta nueva ley, aún sin aprobar, la colegiación parece ser que no será obligatoria. Pero insisto, hoy por hoy la colegiación es obligatoria para ejercer la profesión.

Los ingenieros siempre han disfrutado de una gran salida laboral. ¿Ha cambiado esto con la crisis?

La crisis ha afectado a casi todo el mundo y por supuesto también a la ingeniería. En el caso de los ingenieros el problema con que nos encontramos es que no sabemos vender nuestro trabajo, y no sabemos venderlo porque nunca lo hemos necesitado. Siempre hemos tenido trabajo suficiente y por tanto nunca nos hemos preocupado si otras profesiones ocupaban puestos en la sociedad que claramente correspondían a esta profesión.

Aunque con altibajos, se siguen licitando grandes proyectos públicos como la Y vasca o los ejes radiales en Bizkaia. Sin embargo, en cuanto a las pequeñas obras, ¿perciben una reducción en su licitación?

Que duda cabe que las grandes infraestructuras absorben una cantidad importante de ingeniería. Hemos de considerar, por otra parte, que tanto en las obras pequeñas como en el mantenimiento se utiliza una gran parte de la ingeniería. Me refiero a todos los Ayuntamientos, que para nuestra profesión los considero vitales. Ayuntamientos que, como a toda la sociedad, ha afectado la crisis. Sus ingresos se han visto muy mermados y por tanto su posibilidad de inversión se ha visto reducida en la misma proporción que sus ingresos.

Es habitual la advertencia que se hace de que las infraestructuras públicas hay que mantenerlas y dedicarles grandes partidas presupuestarias. ¿Cree que la crisis pueda provocar que se desatienda este mantenimiento?

En principio y siendo optimista habría que pensar que no afectará al mantenimiento, pero esto dependerá del grado de endeudamiento que cada institución tenga. Ahora bien, ¿está claro cuál es el endeudamiento que tienen nuestras instituciones? Según las noticias de prensa aparecidas recientemente, el grado de endeudamiento de los municipios de Bizkaia no parece importante, si esto es así, no habrá motivo para preocuparse, al menos por el mantenimiento.

El descenso de la obra pública, ¿está produciendo que los ITOPs diversifiquen su actividad?

Como decía antes el ingeniero y en concreto el ITOP ha tenido siempre trabajo suficiente y en algunos momentos hasta podía elegir. Todos nuestros profesionales estaban empleados en aquello para lo cual se habían formado. En estos momentos no quedará más remedio que buscar otros puestos de trabajo que, sin ser puramente de ingeniería, tengan relación con esta y estemos capacitados para resolverlos.

¿Se está produciendo la emigración de profesionales cualificados a otros países con mejores oportunidades?

Parece que esta es la realidad actual, pero me gustaría matizar algún tema. Nuestras empresas del sector, tanto constructoras como de ingeniería, hace ya tiempo, por no decir que desde siempre, han trabajado en el extranjero. Ahora bien, hasta hace aproximadamente cuatro años lo que ha pasado en este país es justamente lo contrario, y recibíamos no solamente mano de obra no cualificada del exterior sino que recibíamos numerosos ingenieros fundamentalmente de Sudamérica. En nuestro colegio profesional recibimos una auténtica avalancha de estos profesionales. ¿Es allí donde ahora vamos a ir a trabajar? En tiempos pasados se podía ir con una empresa al extranjero en unas condiciones laborales muy ventajosas, pero no parece ser que sea esta la situación actual.

¿Cuál está siendo el resultado de la formación de los ITOPs tras el Plan de Bolonia?

La acogida por parte de los ITOPs es muy favorable. Por una parte si no es este año será el próximo cuando ya no salgan de nuestras escuelas más ITOPs y comiencen a salir los nuevos graduados en Ingeniería Civil. Y por otra parte, los cursos de Adaptación al Grado están teniendo una excelente acogida y son ya muy numerosos los compañeros que han obtenido esta nueva titulación. Por ello creo que en un plazo de cuatro o cinco años serán muy pocos los ITOPs que no cuenten con la nueva titulación.

¿Qué información tienen acerca de cómo están soportando la crisis las empresas del sector de la construcción en Euskadi?

Bueno, de los contactos que tengo a nivel nacional puedo decir que en Euskadi la crisis llegó más tarde que en el resto de comunidades, pero ha llegado, y aunque se ha reducido drásticamente el trabajo, parece que todavía hay algo. La crisis, nuestras empresas la están soportando, como no puede ser de otra manera, reduciendo personal. Sabemos también que están buscando trabajo en el extranjero pero parece que las noticias no son tan buenas como sería deseable.

Este problema de reducción de personal es tremendo sobre todo en la pequeña empresa. Estas en muchos casos son empresas familiares y, llegados estos momentos, le toca a este pequeño empresario prescindir de los servicios de personal que son sus amigos e incluso sus familiares. Tremendo.

¿Han detectado que se estén dando ofertas excesivamente a la baja en las licitaciones de obra pública debido a la necesidad de las empresas de captar trabajo?

Desde siempre la baja en las obras es un tema preocupante. En estos momentos de crisis este problema se acrecienta y, bajo la justificación de obtener una obra, se realizan unas bajas desproporcionadas. ¿Es esta la solución? A mi juicio no. El proyectista sabe lo que vale una obra, quizás no lo sepa exactamente, pero desde luego difícilmente se podrán justificar bajas del orden del 40% e incluso superiores. Si la empresa en estos momentos no está económicamente muy saneada, con esta política de bajas lo único que conseguiremos será que estas empresas se hundan definitivamente.

Y esto, a pesar de que la Ley de Contratos del Sector Público, a través de sus constantes reformas, ha tratado de acotar este aspecto con las distintas formas de contratar. Pero, a mi juicio, aún no se ha conseguido un modelo de contratación óptimo que corrija este desfase entre el precio de licitación de la obra y el precio de adjudicación.

¿Por qué se produce esta situación de bajas desproporcionadas?

Sí es verdad que en estos momentos no hay oferta de obras, pero no es menos verdad que en la década pasada hemos tenido momentos con una oferta más que importante. Sin embargo, nuestras empresas de construcción no parece que tengan límite en su capacidad de ejecución.

En condiciones normales nuestras empresas constructoras crecen y crecen y se diversifican, y aparecen nuevas empresas. Aunque algunas se quedan por el camino, ¿tiene límite este crecimiento de las empresas? Desgraciadamente esta crisis nos ha hecho ver, a mi entender, que en todo hay un límite, sobrepasado éste, las consecuencias son durísimas.

¿Confían en que se produzca algún tipo de recuperación del sector en 2013? ¿Qué previsiones manejan?

Pues la verdad es que no, en esta situación llevamos mas años que los deseables, esperando que al año que viene remita la crisis pero este año parece que no llega. Y mi pregunta es ¿sabemos de verdad que deuda tenemos? Cuando tengamos contestación a esta pregunta ¿Qué medida se van a tomar? ¿Rescate, préstamo?

Be Sociable, Share!

¿Quiere leer más artículos como este? Reciba gratis nuestro newsletter. ¡Suscríbase!


Comentarios cerrados.



IGR,SA. Gestión de residuos, amianto, fibrocementos, uralita.
boletín noticias construcción
Recibe nuestras noticias
Suscríbete GRATIS