Climatizaciones Etxea, diseño, montaje,... de instalaciones y sistemas de calefacción, a.c.s., aire acondicionado
Ascensores Rekalde
By 21 junio, 2011 Leer más →

“No creo que las sanciones remedien el problema de la deficiente cultura preventiva en este país”

Vivimos unos momentos de profunda crisis económica que afecta con especial intensidad a la construcción. ¿Ha afectado de alguna manera a la prevención de riesgos laborales en el sector?

Los datos en su conjunto nos dicen que no ha sido así. Desde 2006 hasta 2009, el índice de incidencia que vincula el número de accidentes respecto al número de trabajadores ha continuado a la baja, siendo más acusada además en los dos últimos dos años. Sin duda ha influido la entrada en vigor de la Ley reguladora de la Subcontratación y del IV Convenio General del Sector de Construcción en 2007 y el empuje que han dado en cuanto a la formación en materia de prevención de riesgos laborales.

La Fundación Laboral de la Construcción lleva desde 2005 operativa en el País Vasco. ¿Cuáles han sido sus principales logros en estos años? ¿Qué cifras manejan en cuanto a accidentes laborales en los últimos años?

En términos generales conseguir ser una entidad de referencia para nuestro sector. Esto se traduce en el volumen de cifras que hemos alcanzado en materia de formación, atención de consultas de empresas, orientación a trabajadores, expedición de Tarjeta Profesional, etc. Todo ello ha sido posible además gracias a la colaboración y apoyo de instituciones tanto estatales, como autonómicas y municipales.

¿Cuál es actualmente el nivel de implantación de la Tarjeta Profesional de la Construcción?

Estamos rozando ya en Euskadi la cifra de 14.000 tarjetas. Éstas se concentran fundamentalmente en  Alava y Bizkaia. Como ya conoce, el Convenio General fue impugnado por sindicatos minoritarios del sector y desestimada la demanda por la Audiencia Nacional. Dichas organizaciones recurren ante el Tribunal Supremo, quien dicta sentencia a final de 2010. En la misma, el alto Tribunal reconoce la Tarjeta Profesional de la Construcción como una herramienta válida para el sector tal y como establece la Ley Reguladora de la Subcontratación, así como también los programas formativos en materia de prevención de riesgos laborales desarrollados por el propio Convenio. Lo que sí anula es la disposición IV que establecía una fecha a partir de la cual se hacía obligatoria para todos los trabajadores del sector. Si bien no se hace obligatoria para la contratación, se hace necesaria para garantizar la permanencia en el sector, ya que éste la exige. Como exige cada vez mayor cualificación, o especialización.

¿Y cuál es la efectividad de la Tarjeta?

En la actualidad la obtención de la Tarjeta continúa siendo progresiva ya que las empresas y trabajadores han entendido que es una vía para solucionar muchos de los problemas con los que se encontraban: duplicar formación para trabajadores cuando cambian de empresa, disponer de curriculum profesionales avalados por una entidad como la Fundación, con una validez en todo el Estado, etc. No podemos obviar que las empresas de construcción trabajan en diferentes ubicaciones geográficas, y necesitan que sus políticas de prevención sean válidas en otras comunidades autónomas. Los diferentes convenios colectivos con empresas que intervienen en obras de construcción, como el metal o la ferralla, están regulando además la expedición de este instrumento de acreditación, firmando acuerdos con la Fundación para poder adoptar su propia Tarjeta. El último ha sido en abril de 2011, con el Convenio de extractivas, vidrio y cerámica, para el trabajo en obras de construcción (vidrio y rotulación).

¿Cómo está funcionando la Ley de Subcontratación que entró en vigor en 2007 en el ámbito de la salud laboral? ¿Se están cumpliendo sus objetivos, que limitaba el encadenamiento de subcontratas y obligaba a las empresas a tener un tanto por ciento mínimo de trabajadores en plantilla?

Esta Ley es positiva y necesaria en un estilo de producción como el de una obra, en el que se hacía interminable la cadena de subcontratación. El REA (Registro de empresas acreditadas) tiene la responsabilidad última de garantizar que las empresas  subcontratan a otras que cumplen los requisitos mínimos para poder participar en una obra. Estos requisitos  deben  ser idénticos en todo el territorio nacional. Actualmente nos encontramos con diferentes criterios de exigencia según provincias. Son cuestiones que hay que resolver.

Lo ajustado de los plazos de ejecución de los proyectos, ¿no contribuyen también a aumentar la siniestralidad laboral? ¿Deberían establecerse plazos más razonables en el caso de la obra pública, por lo menos?

Las prisas no son buenas compañeras y si hablamos de una obra se convierten en un factor más de peligrosidad. Todos sabemos lo que significa la palabra “plazo” en una obra. Creo que la Administración tiene que ser ejemplarizante en todos los  aspectos de prevención en las obras que promueve. No solo en los documentales.

En ocasiones se reclama un mayor endurecimiento de la legislación en materia de salud laboral, con sanciones más graves para los que incumplen las medidas de prevención. ¿Es partidaria de ello?

Por supuesto debe existir el régimen sancionador, y aplicarse, pero no creo que nos remedie el problema de la deficiente cultura preventiva que tenemos en este país. Nos queda mucho trabajo que hacer con las empresas y los trabajadores. Nos preguntamos si son eficaces las campañas que se realizan. ¿Debemos utilizar el mismo mensaje para una micropyme que para una mediana o gran empresa que cuenta con un departamento de prevención? ¿Nos planteamos que cada hora que pasa en el tajo, varían los riesgos? Creo en la presencia de recursos que se dediquen a revisar la seguridad in situ, en la formación en prevención de riesgos de calidad, etc. Con estas políticas conseguiremos además elevar la cultura y sensibilización ante la prevención de riesgos laborales.

Se suele acusar a los planes de seguridad de una obra de cumplir, en muchos casos, con una simple obligación formal, de no ser rigurosos. ¿Cree que en ocasiones están redactados sólo para ‘cumplir con el expediente’?

En las visitas a obra que realizamos, se dedica un apartado a revisar la documentación relativa a prevención. Uno de los detalles en que nos fijamos es la inclusión de anexos en los Planes. Es una señal de que es un documento vivo. Hay mucho que mejorar. En la FLC País Vasco todos los años sacamos el curso de Elaboración de Planes de Seguridad  ya que tiene una excelente acogida  entre los responsables de prevención de las empresas. Nos estamos planteando también ofrecerlo a los técnicos de entidades que gestionan la prevención.

La sensibilización es uno de los principales pilares para lograr la reducción de los accidentes laborales. ¿Cómo está actuando en este sentido la Fundación?

La filosofía es llegar al trabajador. ¿Cómo lo conseguimos? En 2010 llevamos a cabo la Ruta de tu Seguridad; campaña de información en un aula móvil que movimos por diferentes localidades de Euskadi. En las visitas a obra aprovechamos para entregar a los trabajadores información sobre prevención de riesgos. La más reciente, la campaña, “Pónselo, póntelo” relativa a utilización de equipos de protección individual. A través de la formación,  cuando le hacemos entrega de su Tarjeta profesional, etc. En definitiva, en el contacto directo con el trabajador.

Otro de los pilares fundamentales en la prevención es la formación en seguridad laboral. ¿Qué actuaciones se están llevando a cabo desde la Fundación Laboral de la Construcción?

Con la entrada en vigor del V Convenio General del Sector de Construcción, en el que se recogen los programas formativos en materia de prevención y la Tarjeta Profesional, se pone también en marcha todo el sistema para homologar la formación que realizan otras entidades de formación. Desde la revisión de expedientes de homologación hasta las visitas de control que realizamos a los cursos de estas entidades en las que se verifica que la formación se realiza, y además se realiza con el personal y las instalaciones adecuadas. Actualmente estamos visitando el 70% de los cursos que se hacen en Euskadi. Por lo que respecta a la formación que impartimos nosotros directamente: durante los años 2008 a 2010 hemos impartido formación gratuita de primer ciclo (Aula Permanente de 8 horas) a 10.513 trabajadores y desempleados del sector. Por otra parte hemos realizado formación de segundo ciclo (por oficio y puesto de trabajo) para 2.787 alumnos. Para esta formación aprovechamos el sistema de bonificaciones a través del cual la empresa se financia el coste del curso.



Comentarios cerrados.



IGR,SA. Gestión de residuos, amianto, fibrocementos, uralita.
boletín noticias construcción
Recibe nuestras noticias
Suscríbete GRATIS